Profesorado de Educación Secundaria en Filosofía

Este diseño propone una formación docente en filosofía que se constituya en problematización y enunciación de sentidos del presente, en encuentros con las subjetividades o las vidas mismas de las/los estudiantes. Pretende ser una formación territorializada, que problematice las líneas/fuerza de nuestra experiencia cultural y social actual. Para ello habrá que pensar de otro modo, aquello que es -o fue- problema para un pensamiento epistémico de otros/as –las/los griegas/os, las/los alemanas/es, las/los francesas/eses, por ejemplo-, “colocarse frente a las circunstancias” desde nuestra realidad y nuestra condición, y lograr una “irrupción de algo que va más allá de lo prescripto” . Sin desvalorizar la enorme producción filosófica existente que suele aparecer en los planes de estudios de filosofía, ni desconocer cómo esas teorías constituyen nuestros regímenes de saber, busca entonces proveer a los/as futuro/as docentes de herramientas conceptuales, metodológicas y actitudinales, más que de teorías y sistemas, para pensar problemas propios de nuestra actualidad y nuestro territorio. Esto implica pensar en una construcción situada, local, regional de las subjetividades y comunidades desde nuestra condición periférica en el contexto de la globalización y de nuestra colonialidad.

Duración de la Carrera:  4 (cuatro) años 

Modalidad: presencial

Horario de cursada: Entre las 8  y las 14 hs

Perfil del egresade

El/la profesor/a de educación secundaria en filosofía contará con una formación teórica, metodológica y pedagógica en la disciplina, que lo/la habilite a ejercer la docencia en la educación secundaria del sistema educativo nacional, siendo capaz de:

  • Desarrollar la tarea de enseñanza entendiéndola como una práctica social situada, performativa y multidimensionalmente configurada.
  • Proponer situaciones de enseñanza destacando las posibilidades del trabajo colaborativo y cooperativo, con un abordaje contextualizado, entre la reflexión y la acción, que aumente la sensibilidad y la potencia política de la comunidad de aprendizaje.
  • Poner en juego las herramientas conceptuales que le permitan realizar un análisis crítico de los posicionamientos y direccionalidades que subyacen a la práctica docente.
  • Comprometerse con la democratización del conocimiento, teniendo en cuenta su complejidad, provisionalidad y su entramado de concepciones e intereses diversos, interpelando así las relaciones de saber/poder/subjetividad.
  • Promover que las nociones de igualdad, inclusión, diferencia, entre otras, se constituyan en un interrogante y en un ejercicio vivo a la hora de enseñar.
  • Comprender la función social de la práctica de la enseñanza de la filosofía en las aulas, como forma de deconstrucción y producción de sentidos y proyectos culturales.
  • Intervenir en las praxis educativas interdisciplinarias que permitan diversas lecturas de la realidad y que promuevan construcciones/deconstrucciones, interpelando a la escuela en relación con su entorno.
  • Investigar sobre problemáticas filosóficas que refieran a las juventudes actuales: subjetividades, construcción de mundo, experiencias, el acceso y la complejidad de la verdad, lectura política de la realidad, entre otras.
  • Elaborar, planificar, acompañar, evaluar procesos de enseñanza en el campo de la filosofía 
  • Diseñar y producir materiales destinados a la enseñanza y el aprendizaje de la filosofía.
  • Diseñar y gestionar proyectos educativos que conformen comunidades de indagación territorial en ámbitos de educación formal y educación no formal.
Mapa Curricular

Redimensionar imagen
Contraste
Ingresantes 2022